La Argentina necesitará 40.000 sitios para 5G hacia 2030 ¿lo permitirán los municipios?
25/07/2019

Más de 40.000 sitios nuevos y remoción de trabas locales se necesitan para las futuras comunicaciones 5G, según expertos

La problemática de despliegue de radiobases y antenas que
plantea la nueva generación de telefonía móvil fue debatida durante el Primer Encuentro Convercom 2019, evento organizado por el Centro de Estudios sobre la Convergencia en Comunicaciones, bajo el título Desafío Antenas.
Con velocidades ultrarrápidas y un ancho de banda muy superior al actual, que permite la conexión mayor número de equipos, la telefonía 5G es especialmente apta para Internet de las Cosas, BigData, telecontrol, streaming de video y otras aplicaciones novedosas.

 

Durante el Encuentro Convercom 2019, organizado por el Centro de Estudios sobre la Convergencia en Comunicaciones realizado el pasado 20 de agosto en el Centro Cultural Coreano de Buenos Aires, el consultor Sebastián M. Cabello dijo que se necesitarán en el país cerca de 40.000 sitios nuevos (antenas/radiobases) para suministrar adecuadamente la nueva generación de telefonía celular 5G (ver el estudio completo en esta página de Convercom).

“Esto representa aproximadamente tres veces los existentes hoy, pasando de aproximadamente 20.000 a 60.000”, dijo el experto en políticas digitales en una presentación exhibida en video.

 

 

Sin embargo, el emplazamiento de antenas celulares en Argentina se ve obstaculizado por una serie de normas restrictivas locales dictadas muchas veces por el desconocimiento o temores infundados sobre irradiaciones perjudiciales a la salud, según coincidieron los expositores en el Encuentro Convercom, denominado Desafío Antenas.

El ingeniero Miguel Staiano, de la Universidad Nacional de La Plata y colaborador de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), señaló que mientras las antenas de radio AM operan con potencias del orden de los 10.000 a 50.000 vatios y las de FM emiten con 1.000 a 35.000 vatios, las de telefonía celular lo hacen con apenas 40 vatios de energía.

Sin embargo, las emisoras de AM y FM existen desde hace décadas y nunca se enfrentaron a ningún tipo de reacción.

      

“En el Hospital Garraham hay instaladas más de 500 antenas celulares de todos los operadores, ¿usted creen que si representaran un peligro para la salud los médicos permitirían eso?”, se interrogó retóricamente María Rosso Siverino, de la empresa Titicom y del Centro Argentino de Ingenieros (CAI).

«Hay que hacer algo para esclarecer lo que pasa con base científica, ya que de lo contrario no se va a poder concretar el necesario despliegue de 5G”, completó Staiano.

 

El secretario de Tecnologías de Información y Comunicaciones de la Nación, Héctor Huici, dijo sin embargo que “el problema es político” dado que las jurisdicciones locales actúan de esa manera por presión de los vecinos “en su carácter de votantes”, que pueden tener información equivocada.

“Una vez un jefe comunal me dijo: yo entiendo todo, pero si tengo problemas con los vecinos yo voy clausurar las instalaciones”, recordó el secretario de TICs.

Huici ejemplificó también que en un municipio del sur del Gran Buenos Aires, revisando las numerosas regulaciones para colocar antenas móviles (a tantos de metros de escuelas, hospitales, viviendas, etc.) “resultó que el único lugar disponible terminaba siendo el Rio de la Plata”.

El funcionario opinó que si hubiera un hipotético apagón masivo de antenas celulares y quedaran sólo las que no merecerían ninguna objeción, “habría una reacción pública porque el servicio funcionaría muy mal”.

También expuso en el evento Josefina Hernández, de la empresa American Tower, una de las llamadas “torreras” que brindan soluciones de infraestructura irradiante para los operadores existentes.

Propuso como una posible solución para reducir el número de antenas la adopción generalizada de la “compartición” neutra de infraestructura, como la que brinda la empresa a las diferentes compañías celulares en 17 países, incluyendo Argentina.

Sonia Agnese, analista del sector, hizo un análisis comparado de legislación internacional y rescató la metodología de autorizaciones expeditivas de antenas (autorizaciones automáticas por silencio administrativo de los municipios, salvo objeciones). Este mecanismo se ha probado “con gran éxito” en Perú.

Dijo también que la transparencia (legislación clara y conocida por parte de los actores), los plazos definidos y rápidos para que las autoridades tomen decisiones y una “ventanilla única” (que centralice y agilice los trámites por un conducto unificado) son también soluciones eficaces al problema.

Opinó la analista que el número de 40.000 antenas adicionales para dar 4G es “un mínimo” y su estimación de necesidades es todavía más alta.

 

El gerente de Asuntos legales de Movistar (Telefónica de Argentina SA), Nicolás Capelli, destacó el caso del municipio de General Güemes, en la Provincia de Salta, donde disposiciones locales trabaron por casi una década el emplazamiento de antenas.

“En los últimos 9 años no hemos podido entrar al sitio en esa localidad. Y desde hace un año está sin servicio. Necesitamos ingresar para rehabilitarlo y hacer el mantenimiento de la estructura”, indicó.

La Corte Suprema, sin embargo, determinó recientemente a raíz del caso de General Güemes que la telefonía celular está eminentemente bajo jurisdicción nacional y que las disposiciones municipales que la obstaculizan son inconstitucionales.

Agustín Garzón, uno de los directores del ente regulador Enacom, informó que con el programa Antenas Amigables “logramos trabajar en más de 500 municipios y modificar más de 80 ordenanzas para facilitar el despliegue de infraestructura”.

El funcionario dio a conocer que durante la gestión de este gobierno, “pasamos de 5 a 32 millones de usuarios 4G, de 5000 antenas a más de 24.000 y de 16% de cobertura al 70%; pero se debe seguir trabajando para facilitar el despliegue”.

Además de la intervención de Cabello, la actividad se desarrolló en dos panales: uno de diagnóstico, moderado por la periodista Andrea Catalano y otro de soluciones, moderado por el coordinador académico de Convercom, Roberto H. Iglesias.

 

 

Al clausurar el evento, el coordinador general de Convercom, José Crettaz, subrayó que “sin infraestructura no hay comunicaciones, las que son imprescindibles para el desarrollo económico y social”.

“Desde Convercom vamos a seguir promoviendo una agenda moderna para que el objetivo de un país conectado sea realidad cuanto antes”, señaló Crettaz.

El Primer Encuentro Convercom 2019, contó con el apoyo de Telecom Argentina, DirecTV, American Tower y Samsung.

     

  

Deja un comentario